5 Tips para no Elegir la Oficina Equivocada

19 diciembre 2016

La mala elección de una oficina puede tener repercusiones negativas en tu negocio, por ejemplo, instalarse en el lugar equivocado puede costarte clientes y empleados, lo que al final no es buen negocio para nadie.

 

1. Procrastinar es tu peor enemigo

  Esto no es ninguna sorpresa y seguramente ya lo has escuchado antes, así que es hora de poner este consejo en práctica. No dejes la búsqueda de tu nueva oficina para último minuto.   Te recomendamos empezar la búsqueda de tu espacio por lo menos con seis meses de anticipación, este es el tiempo ideal para que logres comparar todos los lugares y tomes una decisión informada que será clave para tu negocio. Ten presente que, si la oficina necesita remodelaciones, el tiempo que necesitarás antes de poder ocuparla se incrementará.   Recuerda también, que tomar decisiones apresuradas es el principal causante de malas elecciones, incluyendo la de una oficina equivocada.  

2. ¿Qué debo valorar al elegir mi ubicación?

  Debes darle a la elección de la ubicación de tu oficina la importancia que se merece, ya que la falta de tiempo impide profundizar lo suficiente, lo que puede llevarte a tomar la decisión equivocada.   Pon sobre una balanza si prefieres apostar por el local ideal que tal vez te cueste un poco más, o si prefieres elegir un local que no te ahogue con los costos. Deberás analizar qué pesa más; el local ideal que te lleve a cumplir aceleradamente tus metas comerciales, o el más modesto que te permita alcanzar tus objetivos de una forma más segura y sin tanto riesgo.     Para cada posible ubicación que consideres, reflexiona sobre los siguientes aspectos: Proximidad, atractivo y accesibilidad. Estos aspectos influyen en tu capacidad de atraer clientela, así que debes analizar en qué zona de la ciudad te conviene ubicarte. La facilidad de acceso y aparcamiento que tendrán tus clientes serán claves para alcanzar tus objetivos.  

3. El contrato de renta

  Probablemente el punto más importante a considerar es que el contrato de renta que estás firmando te proteja. Para ello, debes cerciorarte de leer muy bien algunos puntos antes de firmar. Por ejemplo:   + Las cláusulas de salida anticipada: La negociación para incluir una cláusula de salida anticipada dentro de tu contrato será difícil, pero no por ello se debe dejar de lado. Este punto es importante para evitar riesgos a futuro.   + El plazo contratado: Considera el plazo que quieres para el contrato de renta de tu nueva oficina, así que antes de firmar el contrato, considera las distintas condiciones a las que está sujeto el plazo, y cuáles son tus opciones.   Te recomendamos: 6 Aspectos Esenciales en la Negociación de un Contrato de Oficina  

4. ¿Hay costos ocultos que no estoy considerando?

  Calcula todos los gastos que conlleva cambiarte de espacio: + Costo de la renta + Electricidad + Gastos de mudanza + Gastos de restauración + Y otros que quizás no estés tomando en cuenta.   Es recomendable que contrates a una agencia de bienes raíces profesional para entender a la perfección el contrato y cuánto te costará en total.

5. Evalúa el ambiente

  Algunos de los factores indispensables a evaluar al elegir tu nueva oficina serán:   Iluminación: La iluminación influye en la motivación y rendimiento de los trabajadores. Elige oficinas que tengan una buena iluminación y que tengan un ambiente adecuado para ti y tu personal. Si la oficina no cuenta con la iluminación adecuada, podría incluso traer problemas de salud para tus colaboradores. Ruido: Evita las oficinas ubicadas en zonas ruidosas. El ruido es molesto para tus clientes y afecta tu productividad y la de tus colaboradores y en caso de estar ubicada en una zona ruidosa, verifica cómo es el aislamiento para evitar distracciones y molestias en tu empresa. Temperatura: El espacio de trabajo debe estar suficientemente ventilado, sin humedad excesiva y debe mantener una temperatura cómoda. De lo contrario, es muy fácil que tú y tus colaboradores acaben teniendo sudores, resfriados o que se sientan incómodos e irritables, lo cual al final termina influyendo negativamente en tu negocio.

Artículos relacionados